Cuba sobrevive a una de las guerras económicas más largas de la historia moderna – IDN-InDepthNews


Por Thalif Deen *

NUEVA YORK (IDN) – Cuando Raúl Castro decidió retirarse, tanto como líder de Cuba como jefe del Partido Comunista en abril pasado, fue el final de una era políticamente aventurera para un país que a la mayoría de los líderes estadounidenses les encantaba odiar.

A fines de la década de 1950, fueron Raúl y su hermano mayor más famoso, Fidel Castro, quienes encabezaron una insurgencia que derrocó a la dictadura de Fulgencio Batista, respaldada por Estados Unidos.

Fidel fue descrito como uno de los últimos socialistas acérrimos del mundo, y un comunista firme para todas las estaciones. Pero ni el colapso de la Unión Soviética en 1991 ni el triunfo del capitalismo sobre el socialismo en la era posterior a la Guerra Fría disuadieron a Castro de abandonar sus ideales políticos y socialistas.

En la década de 1960, la Agencia Central de Inteligencia de EE. UU. (CIA) sacó prácticamente todo lo que tenía en su “bolsa de trucos sucios” para derrocar o asesinar a Castro, e incluso intentó introducir subrepticiamente un polvo químico en sus zapatos para que su característica barba caerse convirtiéndolo en “el hazmerreír del mundo comunista”.

Pero el temible Castro, junto con su país golpeado por las sanciones, sobrevivió a todos, incluida una campaña de asesinato de personajes y un rígido embargo estadounidense que casi ha paralizado la economía.

En 1975, un Comité Selecto del Senado de los Estados Unidos encabezado por el senador Frank Church corroboró al menos ocho intentos de la CIA, junto con un sindicato del crimen de la mafia estadounidense, de asesinar a Castro durante 1960-65.

De acuerdo con la Prensa Latina agencia de noticias, el primer discurso de Castro ante la Asamblea General de la ONU en septiembre de 1960 duró casi cinco horas y fue uno de los más largos y uno de los más duros contra la filosofía de la guerra.

Pero el récord de todos los tiempos lo tiene Krishna Menon de India, cuyo discurso maratónico, en enero de 1957, duró aproximadamente 8 horas, con una transcripción de aproximadamente 160 páginas.

Mientras tanto, cuando la ONU impuso un límite de cinco minutos a los discursos, con una luz intermitente como advertencia, específicamente durante las Sesiones Especiales de la Asamblea General, Castro fue ovacionado cuando sacó su pañuelo, cubrió la luz intermitente que tenía delante y continuó. con su discurso ininterrumpido, entre risas.

Cuando la ONU celebró su 50 aniversario en 1995, prácticamente todos los jefes de estado que visitaban Nueva York para las sesiones de la Asamblea General decidieron quedarse para participar en las celebraciones más tarde esa semana.

Pero el franco primer ministro de Malasia, Mahathir Mohamad, conocido por acusar implacablemente a las grandes potencias de manipular a la Organización en su beneficio, decidió omitir el evento de alto nivel en el que los líderes mundiales tenían cinco minutos para hablar sobre las virtudes políticas y los ignominiosos. éxitos de la ONU, incluso cuando el organismo mundial estaba sumido en fracasos en tres puntos críticos militares en ese momento: Bosnia, Somalia y Ruanda.

Cuando se le preguntó por qué se había perdido el evento tan publicitado, Mahathir dijo a los periodistas con bastante sarcasmo: “En cinco minutos, solo tienes tiempo para decir lo buenas que están las cosas. No soy bueno para decir lo buenas que son las cosas, cuando las cosas van mal “.

Sin embargo, algunos de los momentos más dramáticos de la Asamblea General se produjeron cuando el políticamente carismático Ernesto Che Guevara, una vez segundo al mando de Fidel Castro, estuvo en las Naciones Unidas para dirigirse a las sesiones anuales en 1964, cuando la sede de la ONU fue atacado, literalmente.

El discurso del revolucionario marxista nacido en Argentina fue momentáneamente ahogado por el sonido de una explosión. Las fuerzas anticastristas en Estados Unidos, respaldadas por la CIA, habían montado una campaña insidiosa para evitar que el Che Guevara hablara.

Una bazuca de 3,5 pulgadas fue disparada en el edificio de la Secretaría de 39 pisos junto al East River mientras una vociferante manifestación anti-Castro y anti-Che Guevara inspirada por la CIA se estaba llevando a cabo frente al edificio de la ONU en la Primera Avenida y la calle 42 de Nueva York.

Pero el lanzacohetes, que aparentemente no era tan sofisticado como los misiles disparados desde el hombro de hoy en día, falló su objetivo, hizo vibrar las ventanas y cayó al río a unas 200 yardas del edificio de la ONU.

Ernesto “Che” Guevara, Ministro de Industrias de Cuba, se dirige a la Asamblea General el 11 de diciembre de 1964. Foto ONU / TC

Un informe de un periódico lo describió como “uno de los episodios más salvajes desde que las Naciones Unidas se mudaron a su sede en East River en 1952”.

Como recordarán los miembros del personal de la ONU desde hace mucho tiempo, el fallido bombardeo de 1964 al edificio de la ONU tuvo lugar cuando el Che Guevara lanzó un ataque abrasador contra la política exterior de Estados Unidos y denunció una propuesta de pacto de desnuclearización para el hemisferio occidental.

Fue uno de los primeros ataques terroristas conocidos por motivos políticos contra las Naciones Unidas. Faltaba la mano oculta, pero las huellas dactilares eran visibles.

Después de su discurso en la Asamblea, se le preguntó al Che Guevara sobre el ataque dirigido contra él. “La explosión le ha dado más sabor a todo”, bromeó, mientras masticaba su puro cubano.

Cuando un periodista le dijo que la policía de la ciudad de Nueva York había atrapado a una mujer, descrita como un exiliado cubano anticastrista, que había sacado un cuchillo de caza y había saltado el muro de la ONU con la intención de matarlo, Che Guevara dijo: “Es mejor ser asesinado por una mujer con un cuchillo que por un hombre con una pistola”.

Mientras tanto, a lo largo de los años, Estados Unidos ha liderado o copatrocinado de manera rutinaria decenas de resoluciones de la ONU críticas de las violaciones de derechos humanos en Cuba y ha votado constantemente en contra de cada resolución de la Asamblea General que pide a Washington que levante el embargo económico a La Habana impuesto en 1960.

Durante una reunión cumbre del Grupo de los 77 en abril de 2000, fue el turno del Secretario General Kofi Annan de elogiar a Castro, ya que destacó a Cuba como una de las pocas naciones en desarrollo con logros “impresionantes” en el desarrollo social.

Annan dijo que los logros de Cuba en salud, educación y alfabetización fueron aún más significativos dado el tamaño de su producto interno per cápita y el sufrimiento que ha sufrido el país desde el embargo económico impuesto por Estados Unidos en julio de 1963.

Como dejó claro el índice de desarrollo humano (IDH) de la ONU, año tras año, dijo, “Cuba debería ser la envidia de muchas otras naciones ostensiblemente mucho más ricas”. Annan señaló que el éxito de Cuba no alivia la necesidad de un entorno económico y político global que sea más propicio para los países del Sur.

“Pero sí demuestra cuánto pueden hacer las naciones con los recursos que tienen si se enfocan en las prioridades correctas: salud, educación y alfabetización”, agregó.

La semana pasada, la Red Nacional sobre Cuba (NNOC), junto con sus organizaciones asociadas, así como académicos, funcionarios electos, líderes sindicales y cubanoamericanos, pidieron al gobierno del presidente estadounidense Joe Biden que levantara el embargo a Cuba.

Desde 1992, una abrumadora mayoría de países miembros de la ONU han votado continuamente para poner fin al embargo. Durante la votación más reciente en 2019, 187 Estados miembros demostraron su apoyo a la resolución para poner fin al bloqueo, mientras que solo Brasil e Israel se unieron a Estados Unidos para votar “no”, según NNOC.

“Según el derecho internacional, Estados Unidos no tiene el derecho, ni política ni moralmente, de dictar las acciones de naciones soberanas como Cuba, y de quienes deseen entablar relaciones con Cuba”.

“¿Por qué el gobierno de Estados Unidos está posicionado por encima del derecho internacional? El mundo está con Cuba y nosotros también. Es hora de poner fin a las sanciones de Estados Unidos contra Cuba ”, dijo Gail Walker, directora ejecutiva de la Fundación Interreligiosa para Organizaciones Comunitarias, la organización administradora de estudiantes de medicina estadounidenses que estudian en la Escuela de Medicina Latinoamericana de Cuba.

En su comunicado, NNOC dijo que el embargo, conocido en Cuba como el bloqueo (el bloqueo), es la guerra económica documentada más larga de la historia moderna.

“Ha provocado que el pueblo cubano sufra escasez de alimentos y médicos, problemas que se han agravado desde el inicio de la pandemia de COVID-19. Además de los cubanos que sufren internamente por el embargo de Estados Unidos, millones de africanos, latinoamericanos y caribeños, que dependen del apoyo médico de Cuba, también sufren por esta política inhumana ”, dijo NNOC. [IDN-InDepthNews — 23 June 2021]

* Este artículo contiene extractos de un libro recientemente publicado sobre las Naciones Unidas titulado “Sin comentarios, y no me cites al respecto”. Escrito por Thalif Deen, ex miembro del personal de la ONU, diplomático de Sri Lanka en algún momento y periodista de la ONU desde hace mucho tiempo, el libro está salpicado de decenas de anécdotas, desde las más serias hasta las más divertidas, y está disponible en Amazon.

El enlace a Amazon a través del sitio web del autor es el siguiente: https://www.rodericgrigson.com/no-comment-by-thalif-deen/

Foto: Fidel Castro Ruz, presidente de Cuba dirigiéndose a la Asamblea General en la Sede de la ONU en Nueva York en 1979. Foto ONU | Yutaka Ngata

IDN es la agencia insignia de la organización sin fines de lucro Sindicato de Prensa Internacional.

Visítanos en Facebook y Gorjeo.

Este artículo se publica bajo la Licencia internacional Creative Commons Attribution 4.0. Eres libre de compartir, remezclar, modificar y desarrollar.

.



Source link