Familiares y pacientes de salud mental piden al presidente Cortizo que sancione proyecto de ley 314

covid-19

La Asociación Nacional de Familiares, Amigos y Personas con Esquizofrenia y otras Enfermedades Mentales (Anfapeem) solicitó mediante una carta al presidente de la República, Laurentino Cortizo que sancione el proyecto de ley 314 que establece políticas públicas de salud mental, el cual ya ha sido aprobado en tercer debate en la Asamblea Nacional.

La organización plantea que esta ley es una deuda de vieja data, y muy esperada por los usuarios de salud mental, sus familiares, los profesionales de la salud mental y con la cual población en general se verá beneficiada atendiendo que todos podemos ser vulnerables y tener que utilizar los servicios de salud mental como la ha evidenciado la pandemia.

La carta que lleva el presidente de Anfapeem Plinio Cerrud se reconoce que la salud mental en Panamá y en el mundo se le asigna un presupuesto muy bajo, el más bajo del presupuesto de salud.

“Pareciera que el estima afectará a los usuarios, familiares, y profesionales de la salud mental en todos los aspectos y escenarios de la vida. Es por eso que felicitamos a quienes intervinieron en su elaboración y aplaudimos que el proyecto de ley 314 haya sido prohijado en la Asamblea de Diputados, porque es un avance histórico, que impactará en el mejoramiento al acceso y calidad de atención de los servicios de salud mental, al trabajo digno; a disminuir el estigma: a la reinserción social”, plantea la nota.

En la misiva se dice que es vergonzoso que en nuestras leyes todavía contengan términos desfasados que atenta contra la dignidad y los derechos humanos de las personas con discapacidad mental y citan ejemplos como retardo mental, menores anormales, manicomio.

La Anfapeem envió la nota luego de conocerse que el proyecto de ley fue objetado parcialmente por el presidente Cortizo porque encontró razones de inconveniencia.

El proyecto fue propuesto por el diputado independiente Gabriel Silva con el fin de buscar garantizar el derecho a la salud mental del individuo mediante la promoción, la prevención y el tratamiento de trastornos mentales.

A su vez, el documento establece los lineamientos prioritarios para el Estado en esta materia y que deben ser implementados junto a otros actores estatales y privados.