InterEnergy Group compró contrato NG Power que aumentará precio de la tarifa eléctrica

InterEnergy Group compró el contrato para el suministro de energía a Panamá NG Power pese a las diferentes irregularidades y acciones jurídicas que arrastra, no sólo esto, mediante datos suministrados por la Empresa de Transmisión Eléctrica (ETESA)  en el informe correspondiente para el año 2021, se puede concluir que dicho contrato incrementará significativamente el costo de la tarifa eléctrica a pagar por los usuarios.

Mediante Resolución AN No. 16965-Elec de 7 de julio de 2021 fue aprobado el Documento de Licitación presentado por la Empresa de Transmisión Eléctrica, S.A. (ETESA), correspondiente al Acto de Concurrencia LPI No. ETESA 01-21,  refleja que cuando NG Power se adjudicó el contrato, las condiciones del mercado eléctrico  de la demanda y de la capacidad de generación existente y que sirvieron de base para la realización de la licitación LPI No. ETESA 01-13 eran muy diferentes a las de hoy en día. 

Con el documento aprobado por ETESA se puede deducir  claramente que de perdurar el contrato de suministro de energía adjudicado en aquel entonces a Panamá NG Power, en una licitación contaminada de actos ilegales, se encarecerá sustancialmente el precio de la tarifa eléctrica que pagan los clientes de las distribuidoras, pues el precio del contratado es el más alto de los que actualmente tienen las tarifas del mercado.

InterEnergy Group compró contrato de suministro de energía más caro del mercado

InterEnergy Group compró contrato de suministro de energía más caro del mercado

Para el período de enero-junio 2021, el precio monómico (combinación de los cargos de potencia y energía) de generación de energía incorporado en las tarifas es de $0.1129 por kilovatio hora (kWh), el cual es menor que el monómico resultante de este contrato de NG Power, $0.1170 /kWh, ya indexado con el precio del gas natural.

Si el contrato de NG Power por los 550 MW acordados llega a concretarse con el precio por el cual fue licitado (0.1170 US$/kWh), los clientes pagarán más por el servicio de la electricidad, puesto que, el valor con el que se calculan las tarifas aumentaría en promedio debido a la entrada de energía a ese precio, comparado al precio promedio que se paga hoy (0.1129 US$/kWh).

Lo anteriormente expuesto quiere decir que cada centavo en costo del kWh del contrato, representaría más de $33 millones de facturación anual a los consumidores finales.

Esta situación es desfavorable para el Mercado Eléctrico panameño y para los clientes, pues no se veló por sus intereses, al permitir que prevaleciera el contrato más caro, ya que en esta oportunidad para la subasta de dicho contrato no existió una libre competencia como legalmente corresponde, sino que se limitó la participación de las empresas interesadas en participar y sólo hubo un proponente.

Para la licitación del contrato no existió una libre competencia

Para este punto vale mencionar que en la ley se establece que las compras de energía se deben hacer en procesos abiertos de libre concurrencia, para de esta forma garantizar que exista una real competencia y se puedan concretar los mejores costos de generación a los clientes. Lo que no ocurre en el caso del contrato de NG Power que es el más caro del mercado  impidiendo obtener las mejores tarifas eléctricas, acción ilegal que viola claramente lo estipulado en la ley.

Es importante recordar que este contrato fue adjudicado a Panamá NG Power mediante una dudosa licitación con pliegos de cargos especiales, exclusiva para centrales de gas natural, celebrada en el 2013, donde se expuso un contrato de 11.8 centavos el más caro de todos, como para demostrar este punto se mostraron como ejemplo otros contratos como el de Gas Natural Atlántico 10.5 centavos y para Martano de 8.3 centavos, esta situación repercutirá en la economía y trae como consecuencia sobrecostos al país.

En esta oportunidad se licitó el mayor bloque de energía (550 MW) que se haya licitado a la fecha, para un periodo de 20 años que no se ha dado en ningún otro acto y que sólo contó con un participante, en este caso el beneficiado fue Panamá NG Power,  que comprometió a entregar el suministro requerido en el periodo de 1 de marzo de 2017 al 29 de febrero de 2036 y no lo cumplió con los términos estipulados para el caso.

Especialistas en el tema energético señalan que si este contrato de suministro de energía de NG Power perdura, sin realizar cambios pertinentes, los que pagarán las consecuencias de estas acciones ilegales y fraudulentas son los usuarios.

Esta situación no sólo traerá  consecuencias para los consumidores del servicio, sino que afectará gravemente  la economía del país y repercutirá en la inversión del Estado para otros requerimientos como subsidio eléctrico, educación, salud, desarrollo social y otros.

Exigen se vele por los mejores intereses del país

Con respecto al anuncio mediante el cual Panamá NG Power cede el contrato de potencia y energía a  Inter EnergyGroup y sus socios,  exigen que se vele por los mejores intereses del país atendiendo las características del mercado actual, que son muy diferentes a las que existían al momento de realizar la licitación,  para garantizar un mejor precio de la energía.

Por ello, exhorta a las autoridades a mediar entre las empresas negociadoras de esta cesión para que se dé una modificación en el precio y balance económico del sistema al momento de enmendar los contratos y que este se ajuste a la realidad actual.

Si este objetivo no se logra, corresponde siguiendo lo estipulado en la ley,  llamar a una nueva licitación en materia de energía con amplia participación en el marco de reglas claras y acorde al momento que se vive en el sector en 2021.