La casa club puede desvanecerse. El chat de voz grupal llegó para quedarse


ONE DE SILICON VALLEY’S Los inventos más exitosos son las exageraciones. Suele decepcionar. En 2015, la transmisión en vivo desde teléfonos inteligentes se convirtió en furor. Pero Meerkat, una aplicación pionera en ella, se cerró al año siguiente. El 1 de abril, Periscope, su rival más exitoso, también lo hizo (no es broma). ¿Clubhouse, una aplicación de moda que alberga charlas de audio en vivo, sufrirá la misma suerte?

Lanzada al comienzo de la pandemia en marzo pasado, Clubhouse se convirtió rápidamente en la aplicación más comentada de Silicon Valley y en el escenario favorito de los emprendedores de estrellas de rock. Elon Musk ofreció sus puntos de vista sobre la colonización de Marte y la reconfiguración del cerebro a miles de oyentes. Marc Andreessen y Ben Horowitz, cofundadores de una gran empresa de capital de riesgo, se presentan con regularidad. Más Valleyites mortales discuten todo, desde el futuro de San Francisco hasta las tensas relaciones entre la tecnología y los medios. Este año, la locura del Clubhouse se globalizó, ofreciendo un lugar para conversaciones francas en lugares desde Arabia Saudita hasta Corea del Sur.

En medio del rumor, están surgiendo problemas. Aún necesita una invitación de un usuario existente, pero son fáciles de conseguir. A medida que los recién llegados inundan la aplicación, la calidad del debate ha disminuido. Sin una moderación sistemática, están apareciendo charlas tituladas “Cómo disciplinar y entrenar a tus mujeres” o algo peor. A pesar de las menores barreras de entrada, las descargas de la aplicación se redujeron a 2,7 millones en marzo, desde 9,6 millones en febrero, según Sensor Tower, un proveedor de datos.

En el aspecto comercial, Clubhouse aún tiene que averiguar cómo ganar dinero (las ideas incluyen propinas y cuotas de membresía para clubes virtuales). Y, como era de esperar, las grandes empresas de tecnología se están subiendo al tren. Twitter está probando una función similar (y se informa que ha considerado comprar Clubhouse). Se espera que Facebook lance un clon pronto. El 30 de marzo, Spotify adquirió Locker Room, una aplicación de chat grupal con temas deportivos. Incluso LinkedIn y Slack, dos servicios orientados a los negocios, están siguiendo su ejemplo.

Es demasiado pronto para descartar Clubhouse. Tiene reconocimiento de nombre y podría seguir siendo el lugar al que acudir para programas de entrevistas virtuales, ya que Twitter lo es para opiniones instantáneas. Está dirigido por Paul Davison, un emprendedor experimentado en redes sociales. Tiene mucho efectivo: en diciembre recaudó $ 100 millones, gran parte de Andreessen Horowitz. Según se informa, está buscando nuevos fondos a una valoración de 4.000 millones de dólares. Y aún no ha lanzado una versión de su aplicación para Android, el popular sistema operativo móvil de Google. Los optimistas apuntan a Snapchat, una red social amada por los adolescentes, que ha encontrado un nicho lucrativo en un mercado dominado por Facebook.

Esto sugiere que incluso si Clubhouse parece Periscópico dentro de un año, es probable que los chats grupales sigan siendo una característica de las redes sociales después de que la pandemia retroceda. Meerkat y Periscope pueden estar muertos, pero la transmisión en vivo está viva y coleando, aunque como un servicio dentro de plataformas de redes sociales más grandes. La exageración tecnológica puede ser irritante, pero tiene un propósito. Buzz incita a los consumidores a probar cosas nuevas, a los capitalistas de riesgo a aportar el dinero ya los empresarios a experimentar, incluso si, en la mayoría de los casos, los pioneros terminan en el basurero digital.

Este artículo apareció en la sección Negocios de la edición impresa con el título “Club de bombo”.



Source link