Los refugiados somalíes sembrando una nueva vida en los Estados Unidos – IDN-InDepthNews


Por Muhidin Libah, artículo de noticias de la ONU

Esta historia destacada contada en primera persona se ha vuelto a publicar en Noticias de la ONU. Leer el artículo original.

NUEVA YORK (IDN) – Después de pasar años viviendo en campamentos apoyados por la ONU en Kenia, unos 220 ex refugiados de Somalia ahora trabajan como agricultores en el estado estadounidense de Maine, cultivando desde remolacha hasta broccolini.

Miles de somalíes que huyeron de la persecución y la guerra civil en el país del Cuerno de África se han beneficiado de programas de reasentamiento en terceros países como Estados Unidos.

Muhidin Libah es uno de ellos. Dijo a UN News cómo creó la Asociación de la Comunidad Somali Bantu en Lewiston, Maine, para preservar la cultura Somali Bantu y ayudar a los ex refugiados a integrarse en el estilo de vida estadounidense.

“Huí de mi casa en el valle de Jubba en el sur de Somalia en 1991, cuando mi comunidad fue atacada. Muchas personas murieron, algunas personas pasaron hambre, las mujeres fueron violadas y nuestras tierras y propiedades fueron saqueadas por los diferentes bandos que luchaban en la guerra civil del país.

Persecucion

Soy un bantú somalí y mi gente es descendiente de esclavos africanos que fueron traídos a Somalia hace generaciones. Siempre nos hemos sentido perseguidos por la etnia somalí.

Crucé la frontera sin mi familia y terminé en el campo de refugiados de Dadaab, en el este de Kenia. Tenía solo 15 años y nunca había ido a la escuela y solo sabía cultivar.

Si me hubiera quedado en Somalia, creo que me habrían matado en algún momento, ya que había tantos niños que portaban armas.

Niño de la ONU

Pasé 10 años en Dadaab y la vida fue dura. Era seco y arenoso y muy caluroso y muy diferente de mi casa en el valle de Jubba, que es muy verde en invierno.

No podíamos hacer mucho en Dadaab, así que era un poco como una prisión abierta, aunque empecé a estudiar gracias a las escuelas creadas por Naciones Unidas. A los niños se les dio la oportunidad de ir a la escuela en lugar de portar armas, por lo que estoy muy agradecido. La ONU también proporcionó raciones de comida y agua, así que realmente soy un hijo de la ONU.Muhidin Libah vivió durante diez años en el campo de refugiados de Dadaab, en el este de Kenia. Cr edit: Meridith Kohut

Como bantus somalíes, estábamos más seguros viviendo en Kenia, pero aún así nos atacaban otros somalíes, por lo que la ONU nos trasladó a otro campamento en Kenia llamado Kakuma, donde pasé dos años antes de ser reasentado en los Estados Unidos.
En Kenia, dependíamos mucho de la ONU, por lo que mi sueño en Estados Unidos era crear una comunidad de agricultores autosuficiente. La Asociación de la Comunidad Somalí Bantú es una forma de empoderar a mi gente, muchos de los cuales no pueden hablar inglés.

Noticias de la ONU / Daniel Dickinson. Muhidin Libah estableció la Asociación de la Comunidad Somalí Bantú en Lewiston, Maine.

Vida agrícola

Recientemente, hemos asegurado la tenencia a largo plazo de nuestra tierra aquí en Lewiston, Maine, por lo que hemos entrado en una nueva fase en la que sabemos que podemos construir un futuro aquí. Llamamos a nuestra tierra Granjas de Liberación como un signo de nuestra nueva libertad.

Nuestros 220 agricultores familiares, tres cuartas partes de los cuales son mujeres, cada uno tiene un décimo de acre para cultivar, practican la agricultura tradicional que implica el cultivo intercalado de diferentes plantas y verduras y, a menudo, colocando varias semillas en un hoyo a la vez. Están cultivando lo que yo llamo cultivos culturalmente apropiados como molokhia (espinaca egipcia), amaranto, berenjenas, varios frijoles y maíz africano.

También están aprendiendo nuevas técnicas americanas que incluyen riego por goteo y siembra en hileras. Están cultivando cultivos como la remolacha, el brócoli y el hinojo por primera vez.

Todos los alimentos que producen son orgánicos, lo que genera ingresos y brinda seguridad alimentaria a muchas familias que, de otro modo, podrían estar recibiendo apoyo en forma de cupones de alimentos.

Desde el nacimiento hasta la muerte, la tierra está profundamente conectada con nuestra cultura, por lo que la agricultura es el centro de la Asociación. También llevamos a cabo otros programas de defensa comunitaria que incluyen resolución de conflictos, asesoramiento sobre salud y grupos de jóvenes.

Hay 7000 somalíes en Lewiston y su ciudad gemela Auburn, de los cuales 3000 son somalíes bantus. La integración de nuestra comunidad en la vida estadounidense ha sido lenta, lo que culpo a la falta de inglés, pero también a la ignorancia sobre las personas que vienen del extranjero y que son diferentes. La agricultura ayudará a la integración, ya que la comida es un idioma universal. Unirá a nuestras comunidades y ya lo estamos viendo cuando vendemos nuestros productos en los mercados de agricultores locales.

Creo que a partir de la próxima generación, a medida que nuestros jóvenes se gradúen de la escuela, estaremos completamente integrados.

Queremos mantener nuestro estilo de vida tanto como podamos, pero al mismo tiempo adaptarnos a la vida aquí, conservando las mejores partes de la cultura bantú somalí y de los EE. UU., Para poder criar a los niños que son completos y pueden prosperar en

Foto: Unas 220 familias de ex refugiados de Somalia se dedican ahora a la agricultura en el estado estadounidense de Maine. Noticias de la ONU / Daniel Dickinson

IDN es la agencia insignia de la organización sin fines de lucro Sindicato de Prensa Internacional.

Visítanos en Facebook y Gorjeo.

Creemos en el libre flujo de información. Vuelva a publicar nuestros artículos de forma gratuita, en línea o impresos, en Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons, a excepción de los artículos que se vuelven a publicar con permiso.

.



Source link