Perú reflexiona: ¿de quién son los peces?


AT 7:30 AM UNO La mañana de febrero del año pasado, la gran bahía de Paracas resplandecía a la luz del desierto. Tormentas de aves marinas —pequeños charranes y petreles incas, grandes cormoranes y piqueros peruanos— se arremolinaban sobre la orilla, retirándose como un espejismo al acercarse. Los flamencos volaron como una jabalina. Los pelícanos se balanceaban en el agua, tan desgarbados que parecían diseñados por un comité hasta que tomaron vuelo, rozando elegantemente las olas.

Todos aprovechan una cadena alimentaria centrada en grandes bancos de anchoveta (Anchoas del Pacífico), que a su vez se alimentan del plancton rico en nutrientes proporcionado por el afloramiento de la corriente fría de Humboldt a lo largo de gran parte de la costa peruana de 2.500 km (1.600 millas). Estas riquezas le han dado al país una de las grandes pesquerías del mundo, la tercera más grande después de China e Indonesia. Las exportaciones de harina de pescado, aceite y pescado congelado y enlatado tienen un valor de alrededor de $ 3 mil millones al año. En total, la industria pesquera mantiene alrededor de 700.000 puestos de trabajo. Y los pescados y mariscos frescos son el corazón de la cocina peruana, una de las más sabrosas del mundo.

Perú tiene muchos problemas en este momento. La pandemia lo ha golpeado con fuerza. Está sufriendo una inestabilidad política que es poco probable que se resuelva en una segunda vuelta de las elecciones presidenciales del próximo mes. Pero la gestión sostenible de los recursos marinos del país es una tarea vital a medio plazo. También es un tema de controversia actual.

El mes pasado, el gobierno de Francisco Sagasti, presidente desde noviembre, publicó un proyecto de decreto para establecer una reserva marina, conocida como la Cordillera de Nazca. Cubriría un área del Pacífico del tamaño de Letonia a 100 km de la costa que contiene una cadena montañosa sumergida de hasta 4 kms de profundidad. Este macizo submarino es refugio de especies en peligro de extinción, como la tortuga boba, los tiburones, las orcas y la ballena azul, así como el rabil y el pez espada.

Los ecologistas han impulsado esto durante años. Perú ha sido pionero en la gestión de anchoveta pesquería. En 2009 introdujo un sistema de cuotas transferibles. El instituto de investigación marina fija la captura total y monitorea de cerca los barcos. La población se ha mantenido prácticamente constante. Pero el país se ha quedado rezagado en la creación de áreas marinas protegidas. En el marco del Convenio internacional sobre la diversidad biológica, suscribió la meta de proteger el 10% de sus mares para 2020. Pero hasta ahora solo ha designado cuatro pequeñas reservas costeras (Paracas, la primera, data de 1975). Eso contrasta con un promedio regional en América Latina de casi una cuarta parte.

La Cordillera de Nazca cubre el 7.3% de las aguas peruanas. Tanto los ecologistas como la industria pesquera lo respaldan en principio. Pero ha estallado una gran disputa sobre los detalles. El artículo 5 del proyecto de decreto divide la reserva verticalmente en dos zonas. Permitiría la pesca comercial durante el primer kilómetro por debajo de la superficie y la prohibiría por debajo de ella, con una excepción: una sola familia con seis embarcaciones podría continuar la pesca con palangre de profundidad para la austromerluza patagónica, como lo ha hecho esa familia durante un tiempo. doce años. La industria pesquera ha impulsado el artículo 5. “Es importante que se establezcan los detalles y no se dejen abiertos a la interpretación”, dice Cayetana Aljovín de la Sociedad Nacional de Pesca.

Para algunos ambientalistas, el Artículo 5 se adelanta a una discusión científica sobre el manejo de la reserva. Para otros, socava todo su sentido. “Es una batalla de poder para la industria pesquera”, dice Patricia Majluf, de la filial peruana de Oceana, una ONG. “Creen que las aguas peruanas son suyas y lo gestionan todo a la perfección”. La experiencia internacional muestra que prohibir toda pesca en un área hace que las poblaciones se regeneren y aumente rápidamente las capturas cercanas. Y la aplicación es más fácil si todos los barcos están prohibidos.

El problema es que la ley peruana reconoce derechos previos, incluso en áreas protegidas. A los funcionarios les preocupa que una prohibición total sea legalmente inaplicable. “Hay que permitir una cantidad muy pequeña de actividad para proteger un área muy grande”, dice un alto funcionario. Dice que el gobierno intentará evitar que la familia de los pescadores de dientes transfiera su permiso a otros pescadores.

El gobierno de Sagasti ha hecho un trabajo digno de crédito al tratar de mitigar la pandemia y organizar las vacunas. Pero es solo un cuidador. Una reserva imperfecta puede ser lo máximo que puede administrar antes de dejar el cargo el 28 de julio. Sin embargo, los problemas en juego seguramente se repetirán. Según algunos científicos, es probable que el cambio climático provoque menos anchoveta. Perú debería encontrar una forma de organizar reservas estancas. Los derechos de propiedad privada no pueden ser tan absolutos sobre los peces en el mar como en la tierra.

Este artículo apareció en la sección de las Américas de la edición impresa con el título “¿De quién son los peces?”



Source link