Volkswagen alcanzará a Tesla


TAQUÍ HAY ALGO del “Herbie” sobre Herbert Diess, jefe del Grupo Volkswagen. Al igual que su tocayo de cuatro ruedas, la estrella de varias películas de Disney, tiene una mente propia y un don para llamar la atención. Está en una carrera de alto riesgo en la que se lo ve como el perdedor. Y su principal rival, Elon Musk de Tesla, es un “amigo-enemigo” con quien ocasionalmente bromea. Los inversores están salivando: durante el mes pasado, el precio de las acciones del gigante alemán subió un 60% mientras que el de Tesla cayó. Eso se debe principalmente a un cambio de opinión sobre cuál de los dos ganará el vehículo eléctrico (EV) concurso. Los inversores, al parecer, han captado “The LoEV Bicho”.

Es un cambio espectacular. Durante la mayor parte del año pasado, EV Las ambiciones de uno de los fabricantes de automóviles más grandes del mundo parecían una cortina de humo para ocultar las consecuencias persistentes del escándalo de emisiones de Dieselgate de cinco años, los costos inflados y las relaciones conflictivas entre Diess y los sindicatos. Pero luego el jefe de Volkswagen dio dos golpes de estado. Primero, obtuvo el respaldo total de la junta supervisora, poniendo fin al enfrentamiento con los sindicatos. Esto puede permitirle mejorar unos márgenes de beneficio mediocres. En segundo lugar, trató de superar en memes a Musk. Usó videos para compartir, Twitter y un “Día del Poder” virtual para sorprender a los inversores minoristas amantes de los desamparados que ayudaron a impulsar el valor de mercado de Tesla a $ 800 mil millones el año pasado.

No todo son humos. Según las actualizaciones de la compañía, algunos analistas de la industria automotriz dicen que dentro de dos años más o menos sus marcas, incluidas VW, Audi y Porsche, podrían producir 1,5 millones EVs, frente a 230.000 en 2020. El grupo puede alcanzar a Tesla, que fabricó 500.000 coches el año pasado, o incluso superarlo. Sin embargo, solo entonces comenzaría la diversión. Porque junto con la electrificación, las revoluciones en la automatización y la movilidad eléctrica se acercan rápidamente. Además de Tesla, nuevos competidores como Apple, deseosos de colocar ruedas en un iGadget, y Baidu, un gigante tecnológico chino, están entrando en la carrera. Para los rezagados, podría convertirse rápidamente en un derbi de demolición.

Empiece por la electrificación. Volkswagen tiene poca experiencia en la fabricación de baterías, mientras que Tesla ya ha pasado por el “infierno de producción” de Musk. Ponerse al día con la firma estadounidense no será fácil. El valor bursátil de Tesla, actualmente casi cuatro veces los 135.000 millones de euros (160.000 millones de dólares) de Volkswagen, le da una enorme capacidad para recaudar fondos. Diess ha entusiasmado a los inversores al prometer reducir a la mitad los costos de las baterías, en parte mediante la producción de baterías de estado sólido de carga rápida y de largo alcance a partir de 2024. Pero no ha fijado una fecha para esos recortes de costos, mientras que Tesla está introduciendo una batería más potente en este momento. año que podría reducir los costos de inmediato. Para 2030, cuando Volkswagen promete haber construido seis “gigafábricas” capaces de producir 240 gigavatios-hora de baterías al año, Musk dice, con un ballyhoo característico, que las fábricas de Tesla producirán un orden de magnitud más, o alrededor de 3000 gigavatios-hora.

En software, la distancia entre los dos parece aún más abrumadora. Tesla ha marcado el ritmo al diseñar un automóvil como un producto de software que se puede actualizar regularmente, como el iPhone. Volkswagen ha comenzado recientemente a hacer lo mismo con su nuevo IDENTIFICACIÓN.3 EV, y se ha propuesto convertirse en la mayor empresa de informática de Alemania después de SAVIA, fabricante de software empresarial. Pero mientras que Tesla tiene tecnología en su ADN, El logro de software más notable de Volkswagen fue facilitar la ignominiosa trampa de emisiones. La conducción autónoma agregará un ámbito completamente nuevo de complejidad. Volkswagen busca dos tipos de desarrollo de software, uno para turismos autónomos y otro para flotas de vehículos autónomos que ofrecen “movilidad como servicio” (que incluye viajes compartidos y otras alternativas a la propiedad tradicional de vehículos). En ambos casos, los gigantes tecnológicos de Estados Unidos y China, así como Tesla, serán enemigos formidables. El propio Diess reconoce que a medida que el software convierte cada vez más el automóvil en una computadora con ruedas, transformará la industria incluso más que la electrificación.

Sin embargo, para un fabricante heredado, Volkswagen ya ha hecho movimientos audaces. La empresa cuenta con su vasto negocio de motores de combustión para financiar 15.000 millones de euros anuales previstos en inversiones eléctricas y digitales hasta 2025 y ya está creando una plataforma modular en la que su EVs pueden construirse, en lugar de manipular sus líneas de producción existentes, lo que agrega flexibilidad. Con sensatez, está diseñando el automóvil alrededor de la batería, y no al revés. Para asegurar el acceso a las baterías según la demanda de EVs crece, es, como Tesla, integrando verticalmente su cadena de suministro. Más EV la producción, desde las baterías y el chasis hasta el software, se realizará internamente.

Otras empresas que están bajo el ataque de tecnologías más limpias, como las del negocio del petróleo, estudiarán de cerca los esfuerzos de Volkswagen. Como señala Mark Newman de Nyobolt, una startup de baterías de automóviles, en industrias como las computadoras y los teléfonos móviles que se han enfrentado a interrupciones en el pasado, el patrón habitual es que un innovador construya un nuevo producto desde cero, como lo ha hecho Tesla ( y como lo hizo Apple una vez). Una vez que los productos están en el mercado, los operadores tradicionales pueden copiarlos y subcontratarlos. La integración vertical de Volkswagen muestra que no sigue el mismo libro de jugadas. Diess sostiene que el largo ciclo de vida de un automóvil le da a su empresa más tiempo para ponerse al día que a los fabricantes de ordenador personalsy teléfonos con funciones. Tanto si tiene razón como si no, eso convierte a Volkswagen en un caso de estudio fascinante.

Índice del Contenido

Yendo a la distancia

Las firmas heredadas deberían observar no solo a Volkswagen, sino al propio Diess. Los cambios que ha puesto en marcha demuestran que está listo para reformar la vieja mentalidad de gasolina. Y así como la empresa está copiando a Tesla, él está copiando a Musk, aunque con características alemanas. El revuelo que ha creado en torno a su empresa refuerza su posición dentro del grupo, incluso entre los trabajadores que antes estaban inquietos. Mientras más influencia tenga, más libertad podrá disfrutar para reformar una estructura corporativa difícil de manejar, incluida la escisión de Porsche, una marca de autos deportivos que se está convirtiendo rápidamente en una empresa. EV joya y podría estar valorada por encima de 75.000 millones de euros. Y si un día construye un ícono asequible, eléctrico, autónomo, parecido a un Beetle, en otras palabras, un e-Herbie de la vida real, entonces es mejor que Tesla deje de hacerlo.

Este artículo apareció en la sección Negocios de la edición impresa con el título “Herbie se vuelve eléctrico”.



Source link